OJOS DE MUJER, JUNIO 2018: LAUREN HALSEY (ESTAMOS AÚN AQUÍ, ALLÍ)

LAUREN HALSEY (LOS ANGELES, 1987)

Artista estadounidense que expone en el MOCA, Museo de arte moderno de Los Ángeles, de marzo a septiembre de 2018, con unas instalaciones que celebra su infancia y que he tenido la fortuna de disfrutar en directo. We still here, there (Estamos aún aquí, allí) es el título de este universo.

Os dejo el enlace de su página.

http://www.laurenhalsey.com/

El MOCA, por cierto, un museo bastante representado por las mujeres, algo más insólito en la Europa que yo conozco. Genial. 

MUJERES QUE LEEN, JUNIO 2018: UNA NÓMADA Y SUS AMIGOS, RITA GOLDEN

 

FEMALE NOMAD AND FRIENDS

UNA NÓMADA Y SUS AMIGOS

RITA GOLDEN

(Three rivers press, 2010)

En mi afán de encontrar libros que merezcan la pena de escritoras locales allí donde voy, os traigo este como un tesoro. Tengo que decir que mientras nos desplazábamos por la inmensidad de la segunda ciudad más grande de EE.UU. lo que sí me encontré con frecuencia era con bibliotecas de dimensiones razonables y de aspecto muy cuidado. En una de ellas colgaban en su fachada frases muy interesantes como: Siempre imagine el paraíso como una especie de biblioteca. Lo que me costó encontrar fueron librerías y no sé muy bien a qué atribuirlo, si había un numero más que razonable de bibliotecas en uso. Por fin en Pasadena, una de las ciudades superpuestas que componen Los Ángeles, encontré algunas, todas ellas muy específicas. En Distant Lands (Sitios lejanos) estaba este delicioso libro, que si creyera en el destino, diría que me estaba esperando.

No lo he encontrado traducido al español en internet, pero es fácil de leer para un nivel medio de inglés.

Es una antología de 41 autoras recopiladas por la escritora y viajera, Rita Golden (California, 1937) que en su edad madura, cuando sus hijos ya no la necesitan, decide separarse y dar un paso más: dejar de tener casa y recorrer el mundo con el ánimo de conectar con él en cuerpo y alma. Siente que no quiere pertenecer a un punto concreto de nuestro planeta, sino descubrir lo lo más posible. De esta aventura que inició a finales de los ochenta, saca libros para niños y muchos amigos y amigas de entre sus experiencia viajera que le cuentan a su vez las suyas. Ella decide en un momento que no quiere escribir de ella, si no recopilar historias y recetas de otras mujeres que tengan algo que decir de sus propios viajes, los interiores y los exteriores, aunque sea a la acera de enfrente a presentarse a sus vecinos. Ese sería tan viaje como lo que hizo la propia Rita. No todo el mundo tiene el coraje y la necesidad de cruzar el planeta de punta a rabo como la intrépida Golden, pero puede cruzar la acera y materializar cosas que le apetezca hacer y no se haya atrevido. Rita es el nexo de todas ellas. Es un libro delicioso, muy fácil de sentir, que incide en esa red horizontal de la experiencia femenina que nos hace tanto bien a las propias mujeres y a la Humanidad. 

Además, los fondos recaudados con su venta son para causas benéficas relacionadas con las necesidades de los niños. Simplemente redondo.

Gracias, Rita, bienvenida a Otrasquebaileen

OJOS DE MUJER, MAYO 2018: DELHY TEJERO

DELHY TEJERO

MURALISTA E IMPRESIONISTA

Delhy Tejero, (Toro, Zamora, 1904-Madrid 1968)

MADRES EN LA GUERRA CIVIL. DELHY TEJERO
AUTORRETRATO. DELHY TEJERO
LAS BRUJAS DE DELHY TEJERO

Nacida en Toro, Adela fue la segunda de las tres hijas que, tras el temprano fallecimiento de la madre, educó y crió el padre. Publicando sus primeras ilustraciones en El Noticiero de Toro. En 1925 su padre la envió a Madrid al colegio «San Luis de los franceses» para que estudiase francés, taquigrafía y corte y confección. Al día siguiente de llegar, se examinaba para entrar en la escuela de Artes y Oficios. Su intención fue prepararse para entrar en Escuela de Bellas Artes, lo que consiguió en 1926. Los cuatro primeros años pudo estudiar gracias a dos becas. Con el tiempo llegó a reconocer que de francés no aprendió nada pero que logró entrar en la Academia de San Fernando. Allí entabló amistad con Maruja MalloRemedios Varo y “Pitti” Bartolozzi.

Delhy buscó el conocimiento artístico de las vanguardias, el contacto con otras personas y otras perspectivas desde las que mirar el mundo. Ello la llevó a viajar tanto dentro como fuera de las fronteras españolas En 1934 pintó el cuadro “Mercado Zamorano”,obra que presentó en la Exposición Nacional dedicada al traje regional y que recibió excelentes críticas. Ese mismo año obtuvo una beca y se marchó a París a estudiar pintura mural.

En 1936 pasó las vacaciones en Marruecos debiendo prolongar su estancia hasta septiembre por causa de la guerra civil.  Delhy consiguió volver, pero ante la imposibilidad de llegar a Madrid para seguir impartiendo sus clases, se quedó en Toro en donde fue profesora de dibujo en el Instituto. En 1937 le encargaron realizar murales para comedores infantiles de Salamanca y para el hotel Condestable de Burgos. Cuanto terminó los murales que le habían encargado, solicitó el visado especial para viajar a Florencia donde permanecería dos años. En 1938 regresó a París donde tuvo un acercamiento al surrealismo

En agosto de 1939 regresó a España. Instaló su vivienda-estudio en el edificio de La Prensa, en la plaza del Callao, en Madrid. Pintó los techos del cine instalado en los bajos del inmueble. En 1943 fue galardonada en la Exposición Nacional con la tercera medalla en la sección pintura. Delhy Tejero entró en lo que ella llamó su «segundo misticismo», etapa durante la cual su obra perdió el carácter renovador, si bien todo el conocimiento adquirido estaba latente. En esta etapa destruyó las obras creadas en París.

En 1947, después de la exposición colectiva de pintura que organizó el gobierno español en Buenos Aires, abandonó de forma progresiva la línea  mística. A su obra volvieron las figuras, pero fusionadas. En 1948 ganó el concurso convocado por el Ayuntamiento de Zamora con su proyecto de mural El amanecer jurídico zamorano.

A partir de 1951 se produce el renacer de su propia experiencia de las vanguardias hacia la abstracción. En 1953 participó en la primera exposición de arte abstracto en Santander. Fue la única mujer que expuso. La siguiente exposición fue colectiva, en La Habana en 1954. Y la última, individual, en las salas de la Dirección de Bellas artes. En 1959 sufrió un  infarto. Durante los años posteriores, hizo murales por encargo. Un viaje a París la llevó a considerar que el surrealismo había muerto. Agravada su enfermedad, aún siguió pintando y haciendo ilustraciones hasta que el 10 de octubre de 1968 falleció en Madrid, a causa de una angina de pecho.

Un placer conocer tu obra, querida Delhy, esta es tu casa: Otrasquebaileen

NOTICIAS, MAYO 2018: MUERE MARIA DOLORES PRADERA A LOS 93 AÑOS.

 

Muere María Dolores Pradera a los 93 años.

Toda una vida amándola.

Hoy, 29 de mayo de 2018 nos despertábamos con la triste noticia de que la flor de la canela se marchaba al jardín de las delicias. Única en su género, sin parangón, estuvo actuando hasta hace cinco años. Hoy se cierran setenta años de deleite y comienza la Eternidad de verla siempre con sus brazos extendidos y sus gemelos detrás acompañándola. Para mí significa ver a mi madre feliz tarareando sus canciones mientras crecíamos, soñábamos con ser mayores.  Toda una vida juntas.

MARIA DOLRES PRADERA EN UNA IMAGEN ETERNA CON SUS PONCHOS SOBERBIOS

ARTÍCULOS, MAYO 2018: BAILAR DESDE UNA SILLA, LA CHANA

 

BAILAR DESDE UNA SILLA, LA CHANA

LA CHANA, EN UNA ACTUACIÓN RECIENTE

Cuando La Chana habla sus pies comienzan a repiquetear, porque todos su recuerdos son ritmo, compás y flamenco. Su duende y su baile podían haberla llevado a Hollywood, pero se quedó a medio camino por culpa del machismo de los que la rodeaban. Ahora vive un momento de reivindicación en torno a su figura. Sigue bailando sentada en una silla y sigue poniendo los pelos de punta a sus 71 años.

Imprescindibles en La 2, estrenaba ayer, 28 de mayo La Chana, la apasionada historia de amor de la bailaora por su arte. Este documental dirigido por Lucija Stojevic y coproducido por RTVE, ha recibido los premios Feroz y Gaudí entre otros galardones internacionales.

El trabajo narra la historia de cómo la increíble fuerza de la bailaora gitana le permitió superar las complicadas circunstancias de su vida. La artista se enfrenta así a su vejez y a la imagen de mujer y bailarina que fue. Entre los años 60 y 80 la barcelonesa Antonia Santiago, La Chana, fue una de las más grandes estrellas del mundo del flamenco. La bailaora autodidacta irrumpió en los escenarios en plena edad dorada, deslumbrando al público gracias a su estilo innovador caracterizado por sus novedosas combinaciones rítmicas. Actuó junto a Peter Sellers, quien le animó ir a Hollywood, invitación que no aceptó. Al ser víctima de agresiones de su marido durante 18 años su prometedora carrera se truncó. Pero volvió con 37 años con la rabia del abandono  del que era su carcelero, llevándoselo todo. Abrió otra vez el baúl de sus vestidos y le dijo a su hija: Me valen todos. Y vaya si le valían, volvió a pisotear el mundo con sus tacones mágicos.

Todavía levanta pasiones cuando desde su silla es capaz de dejarnos perplejos, sin aliento, con el aleteo de sus pies y sus brazos. Por mucho tiempo, Chana bella.

Os dejo el enlace del hermoso reportaje de Inprescindibles de la 2.

La Chana, Imprescindibles de la 2

MUJERES QUE LEEN, MAYO 2018: LAS INDÓMITAS, ELENA PONIATOWSKA

LAS INDÓMITAS, ELENA PONIATOWSKA

Seix Barrall, 2018

.

Elena Poniatowska, ganadora del Premio Cervantes 2013, retrata a las mujeres protagonistas de las luchas sociales en México.

En los años sesenta Elena Poniatowska conoce a Josefina Bórquez, la Jesusa Palancares. Le pareció un ser formidable, único. Para empezar por su manera de hablar, de vivir su soledad elegida. Por eso empezó a visitarla todos los miércoles. A través de ella descubrió la situación de las mujeres y de cómo las ven tan injustamente la sociedad, los hombres y las propias mujeres”.


Las indómitas rinde tributo al rostro anónimo de las mujeres que lucharon en la Revolución, quienes se abrieron paso en una época literaria dominada por los hombres. A través de esta recopilación de los mejores ensayos de la veterana autora, el lector se sumerge en la vida de las indómitas, muchas veces olvidadas pero nunca silenciadas. El estilo y manejo del lenguaje de Poniatowska, lleno de modismos mexicanos, para un lector español resulta estimulante en el ejercicio de la traducción simultánea.

He aprendido muchísimo con este libro. Elena es sabia por edad y trayectoria y cada página es una aventura para la mente y deleite para el lenguaje. Me reafirma en mi admiración infinita por las mujeres del siglo XX, que tanto tienen que decir por siglos.

Una frase: “Tengo cada vez más fuerza, estoy creciendo, ahora sí, voy a ser una mujer.”

Las indómitas. Elena Poniatowska. 

Bienvenida a Otrasquebaileen, esta es tu casa.

FRASES CELEBRADAS, ABRIL 2018: AUSTERIDAD Y CULTURA PARA VIVIR. (CRISTINA FALLARÁS, 1968)

“Lo que yo necesito para vivir es austeridad y cultura”

Cristina Fallarás  (Zaragoza, 1968). Periodista y escritora.

Una mujer muy interesante de la hablaremos a través de sus novelas en próximas entradas. La conocí y le presenté su libro “Honrarás a tu padre y a tu madre”  en la Feria del Libro de Almería el 26/4/18 y disfruté mucho de su compañía y sabiduría.

ARTÍCULO, ABRIL 2018: ADRIANA OCAMPO, CIENTÍFICA COLOMBIANA DE LA NASA

  ADRIANA OCAMPO: «En unos meses nuestra civilización va a descubrir un nuevo mundo»

Ningún artículo me ha impactado tanto como este. No conocía a esta científica colombiana de la NASA.

“¿Dónde está la NASA?” Fue lo primero que Adriana Ocampo (Barranquilla, Colombia, 1955) preguntó a sus padres en cuanto aterrizó en California. Tenía 14 años y acababa de mudarse con su familia desde Argentina, el país en el que pasó su infancia, hasta EEUU, donde acabó siendo una de las responsables científicas del programa Nuevas Fronteras, que comprende las misiones de exploración a Júpiter, Plutón o al asteroide Bennu.

Os dejo uno de sus artículos a propósito de sus estudios sobre el universo de este mes.

http://www.elcomercio.es/sociedad/adriana-ocampo-nasa-20180427130606-nt.html