MUJERES QUE LEEN, VIAJERAS DE LEYENDA (PILAR TEJERA, 2009)

Viajeras de leyenda, Pilar Tejera

Ediciones Casiopea. 2009

Se trata de un libro de mujeres viajeras en toda regla, relatando sus aventuras con todo lujo de detalles. Una selección de las mejores historias que ponen en la palestra la inquietud de las grandes victorianas del siglo XIX en conocer el planeta. Mujeres que hicieron uso de su ingenio sobreviviendo en soledad, enfrentando un mundo salvaje en muchos de sus destinos, donde, además, la enfermedad o los imprevistos podían acabar con sus vidas en un segundo. Esta fragilidad de ellas frente al exotismo de sus destinos imprime al relato colores que recuerda a cualquier cuento inmerso en el realismo mágico. Aquellas viajeras sabían mucho de lo que eran los relámpagos pero nada de los viajes relámpago. Viajes épicos a lomos de una mula, o en cargueros a vapor por cualquier ruta marítima o fluvial que las conectaba directamente con la adrenalina del peligro y la necesidad de sentirse totalmente vivas y alertas. Mujeres que recorrieron el globo solas varias veces entre sus 45 y 70 años, como fue el caso de  la austriaca Ida Pheiffer (1797-1858, Viena). Fue una de las primeras mujeres viajeras, cuyas publicaciones más vendidas fueron traducidas a siete idiomas. Recorrió aproximadamente 32,000 kilómetros por tierra y 240,000 kilómetros por mar a través del sudeste de Asia, América , Medio Oriente y África , incluyendo dos viajes alrededor del mundo desde 1846 hasta 1855. Era miembro de sociedades geográficas de Berlín. y París, pero los miembros le negaron la membresía en La Royal Geographical Society en Londres, que prohibió la elección de mujeres antes de 1913.  Ida triunfó en vida con sus libros relatando sus aventuras, dinero que invirtió en seguir viajando.

Esta es su quinta edición, esperando que sean muchas más.

Pilar Tejera ha dedicado quince años a estudiar la vida de las grandes damas del pasado para ofrecernos un relato del siglo XIX muy refrescante y sorprendente que nos conduce directamente al perfil de mujer aventurera tan desconocido.

MÚSICA PARA BAILAR, ENERO 2020: BAD GUY, BILLIE EILISH, 4 GRAMMYS CON 17 AÑOS

Bad Guy de Billie Eilish (EEUU 2001) 2020,  Es la cantante y compositora del momento y yo tengo que reconocer que me ha fascinado su estilo. Esta chica de 17 años que empezó a arrasar con 13 en las redes, acaba de ganar en la pasada edición, celebrada hace apenas unos días, 4 Grammys a mejor todo:  álbum, canción, mejor nueva artista, mejor álbum vocal contemporáneo . “Nunca pensamos que ganaríamos nada haciendo un álbum que habla sobre la depresión, pensamientos suicidas y el cambio climático.” Pues eso, a seguir innovando con pelo verde y nuevos ritmos.  Aun queda espacio para las rebeldes.

OJOS DE MUJER, DICIEMBRE 2019: MUJERCITAS CINE

 

Saoirse Ronan, Katharine Hepburn y Winona Ryder han dado vida a la indomable Jo March
June Allyson, pese a todas las reticencias de su interpretación, algo histriónica y fuera de edad para el papel, es para mí la Jo March más entrañable. Es de la versión de 1949 y es la que siguen emitiendo todos los años de mi vida por Navidad. Crecimos juntas.

Hasta cinco adaptaciones en un día han puesto este año de ‘Mujercitas’ el día 25 de diciembre en España

La historia de Louisa May Alcott copa las salas de cine, las cadenas de televisión y las plataformas de streaming… ¿deberíamos rebautizar el 25 de diciembre como Día Internacional de las hermanas March? Yo voto que sí.

La última Mujercitas de cine de 2019 estrenada esta Navidad en todo el mundo es la más completa de argumento y aporta un final apoteósico que no voy a destripar. Sin embargo no puedo dejar de dar mi opinión de la película.

Lo peor es Emma Watson, parece todo el rato fuera de lugar y no es creíble su rol de hermana mayor como Meg March. La Jo March de Saoire Ronan es la más escritora y entusiasta de todas las versionadas, cosa que celebro, aunque la veo carente del sentido del humor de otras. La Amy de la actriz Florence Pugh es la más poliédrica y creo que es la ganadora como actriz del cuarteto de hermanas. Para mí la tia March de Merryl Streep no está suficientemente explotada. La relación de hermanas está más desarrollada que nunca y el vecino Laurie (Timotheé Chalamet) el más gamberro de todos los vistos hasta ahora, cosa que también celebro.

Coincido plenamente con la directora de la cinta,  Greta Gerwig cuando dice en varias entrevista que: “La historia de Jo March es mi historia, además es mi libro favorito.” Su versión impulsa el espíritu feminista del relato para calar en las nuevas generaciones.

Os dejo el enlace de la comparativa de las distintas versiones cinematográficas que, a 151 años vista de la publicación de la novela de la gran Louisa May Alcott, nos dejan sus diferentes directores.

https://smoda.elpais.com/moda/actualidad/mujercitas-pelicula-dia-navidad-25-diciembre-reina/

NOTICIAS, DICIEMBRE 2019: ACABAR CON EL DOLOR MENSTRUAL

 

Acabar con el dolor menstrual está cada vez más cerca. Parece mentira que no se haya investigado nunca seriamente a qué se deben los dolores mensuales que imposibilitan poder llevar una vida normal a muchas mujeres. Nuestras madres, nuestros ginecólogos nos daban un antiinflamatorio y, hale, a examinarte, o a donde quiera que tuvieras que competir ese día con el resto del mundo. Bueno, por algo se empieza. Estas acciones científicas también son trabajar por la igualdad.

Realizan una novedosa cirugía de endometriosis profunda para acabar con el dolor menstrual. La nueva técnica posibilita la clara visualización del uréter sin necesidad de introducir un catéter.

Os dejo este interesante enlace.

https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-realizan-novedosa-cirugia-endometriosis-profunda-para-acabar-dolor-menstrual-201912301030_noticia.html

CUENTO DE NAVIDAD, DICIEMBRE 2019: LOS NIÑOS DE LAS ESTRELLAS (MAR-MARINA)

LOS NIÑOS DE LAS ESTRELLAS

Este ha sido mi cuento de Navidad publicado en La Voz de Almería el 24 de diciembre e ilustrado por Marina. Un trabajo madre e hija que nos pone una vez más en la pista para bailar juntas desde la verdad de nuestro arte. Espero que os guste. Feliz 2020 para todas, para todos y que las estrellas sepan guiarnos a mundos mejores de los que parecen venir.

LOS NIÑOS DE LAS ESTRELLAS

24 de diciembre de 2119

Suena El Himno de la alegría en la nave. Ya se ve el faro. Los tres estamos muy ilusionados. Aterrizamos. Nuestro maestre nos espera en la puerta de la gran torre. Será el encargado de ilustrarnos sobre el planeta de nuestros mayores y el que queremos repoblar. Pero aún no estamos preparados, todo está demasiado reciente. Hemos venido a aprender de los vigilantes que habitan en algunas de estas construcciones antiguas situadas en los sitios más altos de las costas, tras la gran subida del nivel del mar.

Yo me llamo Greta y soy la encargada de esta primera expedición. Mis compañeros de viaje son: Noah y Frost. Cada uno procedemos de una de las tres bases del espacio. Tenemos 11 años terrestres. En cada estación vivimos alrededor de mil individuos entre humanos y humanoides. Y eso es todo lo que queda de la especie flotando en el espacio.

Nos llaman los niños de las estrellas y tenemos una misión que vamos a compartir con los centinelas de Cabo de Gata, el punto elegido del planeta para el encuentro. Volveremos a las bases espaciales cuando llegue la próxima luna llena. Entonces deberemos tener respuestas a tres preguntas. Porque cada uno de nosotros ha elegido la suya según hemos estudiado la Historia de las Civilizaciones. La cuestión tenía que girar en torno a algún elemento que desapareció con El Cataclismo de 2030 y que nos resulte interesante recuperar ante el Consejo Estelar. Noah ha elegido los libros antiguos, los de papel, Frost está muy interesado por la comida, la manera de alimentarse que tenían hace un siglo, justo antes de la hecatombe. En cuanto a mí, aunque se sorprendieron con mi preferencia, me la han respetado: quiero saber qué era la Navidad.

Maestre nos saluda con las manos juntas situadas frente al pecho inclinando su cabeza. Le devolvemos el saludo de paz. Nos conduce al microclima creado dentro del faro donde podemos quitarnos los trajes.

Todos hablamos los catorce idiomas principales, por lo que a partir de sonreírnos, maestre comienza su discurso de bienvenida. En esta ocasión usa el español y seguimos sus palabras emocionados. Ninguno de nosotros había practicado antes esta lengua. Maestre se llama como el faro que habita, Gata y así nos pide que le llamemos. Tiene las extremidades robóticas, también los ojos y suponemos que los órganos internos, como todos los supervivientes.

En Gata vivimos ahora siete centinelas: tres humanos, Helio, Oxi y yo, dos robots, A1 y B2 y dos perras, Luz y Suerte—. Nos cuenta maestre. —Nos encargamos de organizar los trabajos de limpieza del viejo mar Mediterráneo desde esta esquina. No se habla ya de países para nombrar a los territorios. El planeta ya no tiene fronteras, todo son coordenadas espaciales.

Gata es científica marina, Oxi es biorobótica y Helio es proveedor además de artista. Los tres tienen aspecto de unos 30 años terrestres antiguos aunque nacieron hace más de 100. Helio sonríe todo el tiempo. Está muy emocionado con nuestra visita. Es el encargado de poner música ambiental mientras nos cuenta las historias más curiosas. Ahora ha elegido una sinfonía clásica de pájaros.

—Parece increíble que fuese este el sonido exterior no hace tanto—, dice Noah bajando la cabeza algo triste.

En los faros del Norte están experimentando con la recreación de huevos a partir de ADN con la esperanza de que algún día vuelvan a volar aves por un aire limpio—, contesta Oxi.

Le contamos a Gata cuáles son nuestras principales inquietudes, además de investigar sobre: libros, comida y navidad. Los tres vigilantes del faro se miran cómplices. Oxi y Helio salen de la estancia mientras Gata se queda con nosotros.

Me parece que habéis elegido sabiamente vuestros temas de investigación para iniciar el proceso de descubrir quiénes éramos. Imprescindible vuestra expedición para colaborar, como la primera generación de humanos nacidos en la estrellas que sois, en determinar el rumbo sobre lo que queréis ser. Bien, comencemos por los libros —nos dice. —Mañana visitaremos con Hope, nuestro submarino, todo el Cabo. También quisiéramos llevaros hasta la ciudad hundida bajo el mar que queda aquí cerca, Almería. Pero para empezar con las respuestas a vuestras cuestiones—saca un objeto desde dentro de una especie de caja que dice ser un cofre rescatado de un barco hundido frente a las costas —quiero mostraros este libro—. Nos lo pasa. Los tres lo acariciamos. En su portada reza: Una Gata en el Cabo. Noah tiene el honor de voltear sus páginas, es su tema.

Lo escribí hace 90 años. Ahora Tengo 115. En él hablo de las maravillas de este lugar antes de que el cambio climático y las guerras nucleares provocaran la gran huida de la especie. Entonces yo tenía veintitantos y muchas ganas de cambiar el mundo. Estaba ya en la Universidad estudiando la fauna marina y decidí redactar este libro al estilo arcaico. En él describo las especies y su entorno, el de mi infancia. Porque yo nací en esta región. Recuerdo venir con mis padres a la playa cercana, que se llamaba El Arrecife de las Sirenas, justo aquí, debajo del faro y que ahora ha quedado sumergido. Estas eran aguas protegidas en el siglo XXI con multitud de especies.

Frost es el más callado del grupo de las estrellas, un chico de pelo verde muy listo y especialista también en fauna marina:

—Pero entonces, ¿ahora mismo no hay vida, no hay peces? Me refiero a los animales vertebrados acuáticos que regulan su temperatura a partir del medio ambiente y con respiración por branquias.

—La fauna marina ha desaparecido de los mares, Frost. Esa es la versión oficial. La realidad es que no hemos encontrado vertebrados en estos 20 años que llevamos de vuelta. A1 y B2 bucean todas las semanas y traen muestras. Sobre todo recolectan conchas vacías de lo que fueron gasterópodos, los moluscos de una sola concha.

Luz y Suerte se arriman cariñosas a los niños de las estrellas y se tumban

a sus pies. Parecen querer consolarlos como diciendo: —Pero nosotras estamos aquí todavía.

—Vayamos por partes. El libro es para ti, Noah. Tenemos muy pocos ejemplares de lo que eran los volúmenes de conocimiento en papel. Este es mi tesoro particular que quiero que conserves tú. La historia añadida de este libro es que lo encontré en un cajón cuando volví a la Tierra como centinela. Algún farero lo compró y permaneció aquí todo este tiempo.

—¡Vaya, muchas gracias! ¿Y hay barcos hundidos en el Cabo?

—Claro que existen. La razón principal es una gran piedra hundida frente al faro que hizo mucho daño a toda la navegación que doblaba esta punta. El nivel de las aguas de entonces era mucho más bajo y la laja emergía como un gran monstruo que no avisaba al navegante y que partía las naves en dos, hundiéndose en minutos. Por eso hay muchos pecios cerca de aquí que datan desde el siglo XVII hasta principios del XX. De ellos A1 y B2 han recuperado algunos objetos de uso de sus tripulantes que os podremos mostrar después: platos, monedas, baúles o ropas de época. Tenemos un pequeño museo. El rastreo de las profundidades también nos sirve para constatar el nivel de basuras radiactivas y los montones de latas y plásticos que todavía quedan por limpiar del fondo marino. Aunque el problema más gordo son los microplásticos, los pedacitos de los residuos que no se ven pero que forman parte del mar y que fueron letales.

Los niños de las estrellas asienten. Los vigilantes del faro sonríen, pese a todo no deben de caer en la nostalgia, ya no. De pronto suena un tal Frank Sinatra. Y sin saber por qué, va cambiando el estado de ánimo a mejor.

Ahora Frost quiere hablar de su tema elegido, la manera de nutrirse de antes. Entonces entran en la sala Oxi y Helio con objetos que habíamos visto solo en imágenes.

Esto es una mesa, sillas, un mantel, platos, cubiertos, vasos…

Lo van colocando todo en el centro de la sala en un orden que desconocemos y con una especie de ceremonia sobre el lugar de cada cosa. Después viene la comida que sirven sobre los platos.

Esto es lo que podemos ofreceros de lo que cultivamos por ahora en nuestro faro. A principios del siglo XXI, en 2007, se inició la construcción de lo que se llamó El Arca y que consistió en edificar un búnker en el Ártico para guardar la mayor diversidad de semillas posibles, con objeto de poder usarlas en caso de guerra o contaminación y así poder volver a empezar. Un banco de seguridad para alimentar a la especie y que, efectivamente, nos está salvando el pellejo.

La Bóveda Global de las Semillas de Svalbard, ¿no?—, dice Frost orgulloso de sus conocimientos.

En efecto. De allí vienen nuestros primeros germinados que ya cultivamos en el invernadero del faro. Nuestro menú de celebración consiste en microalgas en forma de ensalada, aderezada con soja, lentejas y garbanzos. De segundo, tenemos algunos moluscos del fondo del mar que A1 y B2 han traído para vosotros. Ya están más que analizados, no temáis.

Degustamos los manjares con agua sacada por los robots procedente de las montañas cercanas. ¡Nunca habíamos probado H2O salvaje! Los habitantes de Gata nos relatan lo que eran antes los alimentos de celebración, las aves cocinadas rellenas con castañas, el jamón de cerdo, los calamares en aceite… —Pero basta— dice Helio. Entonces saca una especie de instrumento que dice es una pandereta y comienza a cantar. Gata y Oxi le siguen y nosotros hacemos palmas intentando unirnos. No conseguimos descifrar las letras y reímos a carcajadas. Helio continúa golpeando su pandereta:

Yo me remendaba yo me remendé…

Entre la algarabía Oxi abandona la sala y vuelve con un plato lleno de bolitas hechas de pasta de garbanzo. Las engullimos con pasión.

Bueno, Gata, ya solo queda que me hables sobre lo que era la Navidad.

Ah, sí, querida Greta, la Navidad, casi se me olvida. Ya te contaron su origen, ¿no? Así es, se conmemoraba el nacimiento de un mesías que se supone iba a salvarnos de nosotros mismos. No, no funcionó con ese ni con ningún otro, ya lo ves. En realidad esa fiesta se convirtió para mucha gente en la celebración de la esperanza, de un tiempo mejor por venir, una especie de plegaria conjunta. Como sabéis, ahora todas las religiones están prohibidas por lo mucho que nos separaron, y hasta donde yo sé no están en el catálogo de lo recuperable para la nueva especie. Pero el sentimiento de esas fiestas disfrutado cuando éramos niños inocentes como vosotros, nos quedó para siempre dentro. Porque la Navidad es esto que estáis viviendo en esta primera noche en el planeta de vuestros padres y que pasará a la Historia como el renacer, cuando los tres primeros niños de las estrellas bajaron a la Tierra un 24 de diciembre.

Suena entonces una música muy hermosa: Noche de Paz. Esta letra sí que la entendemos todos.

Definitivamente mañana será el primer día de otra era. Feliz Navidad.

MUJERES QUE LEEN, DICIEMBRE 2019: BÁILATELO SOLA (ALEJANDRA MARTÍNEZ DE MIGUEL)

Báilatelo sola. Alejandra Martínez de Miguel

Ediciones Plan B.

Este es un libro para ser leído en voz alta, para ser un grito compartido o para hacer todo lo contrario.” Así nos lo presenta su autora. Este baile tan refrescante corresponde al primer libro, un poemario-ideario, de una joven actriz y psicóloga. Alejandra Martínez de Miguel representa a las nuevas generaciones de mujeres feministas que han tomado conciencia con la fuerza de las de los 70. Y ello significa, para empezar, dejar de llorar por los rincones sobre la necesidad de sentirse amada, la gran estafa en la que seguimos sumidas como grupo. La autora nos conmina con sus pensamientos poéticos a levantarnos de las sillas de niñas obedientes y disciplinadas para ponernos a bailar solas con nuestra propia música, porque solo así seremos capaces de sonreírnos cada día. El poemario está dividido en tres partes, que inicia con un fragmento de teatro y que abraza cada capítulo como una especie de cinta roja. El amor es el nexo que cose todas sus páginas, empezando por el que nos debemos a nosotras mismas, intentando con ello hacer la deconstrucción cultural necesaria para educarnos de dentro a fuera. Báilatelo sola es un grito cargado de sororidad, imprescindible de practicar como seña de identidad, si queremos cambiar el mundo aquellas que estamos indignadas con las escalas de valores impuestas y que gobiernan el Planeta. Como poemario es un libro que se devora en un rato, porque te atrapa, y que apetece tener a mano para volver a él cualquier otro día. Un ejemplo de su estilo:

No vas tarde

Vivo enamorada de los claveles.

Me han regalado ramos y ramos de ellos,

A pares y a quincenas.

Jamás olieron tan bien como cuando los pinté yo misma.

Alejandra, me fascinó cuando la vi en su magnífico video, recitando las contracanciones machistas de los exitazos del pop español de los últimos tiempos. He leído este libro sin saber que eras tú hasta que llegué a este poema y me dije: claro, es ella. Enhorabuena de todo corazón. Tu libro ha sido el acertado regalo de Navidad de mi otra bailona más querida, mi hija Marina. Cómo me conoce.

Bienvenida a Otrasquebaileen. Nos vemos en la pista dándolo todo.

OJOS DE MUJER, NOVIEMBRE 2019: BLANCA MUÑOZ 6ª MUJER ACADÉMICA DE SAN FERNANDO

La escultora Blanca Muñoz, sexta mujer académica en San Fernando

La artista afirma que la institución “tiene que dejar de ser un lugar tan exclusivo de hombres y abrirse al arte femenino”

El 25 de noviembre, se eligió a la artista Blanca Muñoz como miembro por la sección de Escultura en la Academia de Arte San Fernando. Con este nombramiento son 52 académicos numerarios, de los que solo seis son mujeres.

Blanca Muñoz (Madrid, 1963) se licenció en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, atraída desde un primer momento por las relaciones entre la escultura y el arte gráfico. Como ella misma dice, una mujer escultora es un caso raro: “Mírame: no soy Mazinger, pero aquí estoy”.

Además de mujer y escultora ahora será académica, en una institución pegada a las tradiciones. “Falta sangre nueva en la academia, con artistas que estamos al corriente de la actualidad para no aparentar ser una institución del siglo XVIII. Hay gente muy válida, pero debe renovarse para abrirse a la calle”, ha explicado la artista.

Blanca Muñoz nació en Madrid en 1963, ciudad en la que actualmente vive y trabaja.

Estudió Bellas Artes en la Universidad Complutense, de Madrid. Entre 1990 y 1991, disfrutó de una Beca en la Academia de España en Roma. Entre 1992 y 1993 fue nuevamente becada, esta vez en México. Es también importante en su formación el periodo que pasó en Londres, entre 1998 y 1999, trabajando con técnicas de estampación digital.

Su pagina web es su carta de presentación donde nos invita a entrar en su mundo escultórico con multitud de propuestas y exposiciones.

http://www.blancamunoz.com/

ARTÍCULOS,NOVIEMBRE 2019: EL NO MORTAL (MAR DE LOS RÍOS)

El 25 noviembre se conmemora el Día Internacional  de la Violencia de Género. Nagore es un documental que ilustró uno de los actos de Diputación de Almería, de cuya proyección y coloquio escribí este artículo en La Voz de Almería.

Os dejo el texto original que espero ilustre el horror de una víctima más que ni siquiera puede ser contabilizada por cuestiones legislativas, porque no eran pareja.

 

El pasado miércoles 27 de noviembre la Diputación Provincial de Almería celebraba la última de las actividades conmemorativas del ‘Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres’

Se proyectaba en la Casa de las Mariposas el documental ‘Nagore’. La diputada de Igualdad, Carmen Belén López, acompañada de la madre de la protagonista, Asun Casasola, lideraban un interesante debate sobre la violencia de género.

Nagore’ (2010), de la directora Helena Taberna, gira en torno a la muerte violenta de la estudiante de enfermería, Nagore Laffage, a manos de un psiquiatra, ambos de la Clínica Universitaria de Pamplona, durante las fiestas de San Fermín de 2008. La madre de Nagore, Asun Casasola, es el hilo conductor del relato. Los testimonios de familiares y amigos de la víctima, así como el resumen del proceso judicial y social, nos sitúan ante el verdadero germen de la violencia de genero.

El No Mortal Esta chica de 21 años, brillante estudiante de Enfermería, decide acabar la noche del 6 de julio de 2008 subiendo al piso de un estudiante de 4º de Psiquatría de 27 años, José Diego Yllánez. Nunca sabremos qué sucede desde que pasan delante de la cámara de una entidad bancaria, la cual capta las últimas imágenes de Nagore viva, y donde José Diego la lleva entrelazada por la cintura. Lo que está meridianamente claro, y así lo corroboran todas las partes, los expertos y el propio cadáver de la chica, es que la cosa se tuerce. Nagore decide que no quiere estar más en ese piso, en esa compañía e intenta marcharse. Nunca lo consiguió. El sujetador, el pantalón, la cadena del cuello, la cinturilla del pantalón, todos estos enseres personales de la víctima se encuentran partidos, alguno como las bragas, por tres sitios. El cadáver presenta multitud de contusiones externas e internas y el dedo índice de la mano derecha aparece amputado y en una bolsa aparte. El asesino la apalea, no la viola, la estrangula, le corta un dedo y la mete debajo de la cama envuelta en bolsas de basura precintadas con cinta aislante. Después se marcha a trabajar al hospital 50 minutos después de la hora del crimen. Así lo demuestran las cámaras cuando coge el ascensor, perfectamente vestido de médico. Antes de expirar, Nagore debió de quedar desmayada en el suelo, al borde la muerte y tiene fuerzas para llamar a emergencias desde el móvil del asesino que dejó a su alcance, seguramente pensando que ya había muerto. Ella susurra con un hilo de voz: “Muerta… me va a matar.” La madre de Nagore, Asun Casasola, nos da la clave en el debate posterior a la proyección: “A este hombre le habían dicho en su vida muy pocas veces que no.”

Muerta de saldo Las injusticias legales se suceden en un juicio, una vez se produce la principal, que un chulo de la peor calaña que pesa 20 kilos más que tú, decida que no sales viva de su casa. No perdamos de vista que el asesino es psiquiatra. Y así reducen a saldo el precio que le cuesta a José Diego Yllánez su muerta: 9 años de cárcel y 126.000 euros. 1. No se le puede juzgar con la Ley de Violencia de Género de 2004 porque no se demuestra que tengan una relación sentimental. 2. Es juzgado por un jurado popular que concluye que aquello es homicidio, no asesinato. 3. El alcohol aparece como reductor de la pena. 4. El dinero también, si el asesino lo deposita, rebaja la condena. Total, la pena pasa de 15 a 12,5 años, de los que cumple 9 por buen comportamiento. Y este elemento subversivo ya lleva un año en la calle. Se sabe que está ejerciendo de psiquiatra.

Después Asun ha visto 193 veces el documental. Afirma que ha tenido suerte como madre de que alguien quisiera contar la historia de su hija, porque a ella le sirve de terapia, se siente útil dentro de su desgracia. La llaman de muchos institutos. Le encanta que los chicos y chicas le hagan preguntas después de ver el documental.

Y falta mucho camino por andar para erradicar esta lacra social tan arraigada en nuestra sociedad: la violencia machista en todas sus formas posibles. Habita entre nosotros aunque muchos se esfuercen en mirar para otro lado cuando las 1.028 víctimas les gritan desde la silla de ruedas de las que aún tienen voz.

MAR DE LOS RÍOS

30/11/2019

LA VOZ DE ALMERÍA

Blog de Mar de los Ríos