MÚSICA PARA BAILAR, DICIEMBRE 2015: BEBE, ELLA (PAFUERA TELARAÑAS)

MÚSICA PARA BAILAR, DICIEMBRE 2015.  

BEBE, ELLA (PAFUERA TELARAÑAS)

La cantante valenciana Bebe (1978) , de crianza y sabor extremeño, canta en español a las vicisitudes de las mujeres.  Además con mucho estilo, con mucho afán de superación en el resultado  y con un rotundo éxito en su primer álbum: Pafuera telarañas (2004)

¡Vamos, a la pista!

BEBE, CANCIÓN ELLA (ÁLBUM PAFUERA TELARAÑAS 2004)

FRASES CELEBRADAS, DICIEMBRE 2015: CLARISSA PINKOLA

FRASES CELEBRADAS, DICIEMBRE 2015: CLARISSA PINKOLA clarrisa

CLARISSA PINKOLA (1945) Psicóloga, poeta y contadora de historias. De nacionalidad  norteamericana, de  ascendencia polaca y latina. Guardiana de los antiguos relatos.

“El arte es importante, pues evoca las estaciones del alma. El arte no es solo para una misma, no es un jalón en la propia comprensión. Es también el mapa para las generaciones futuras”.

MUJERES QUE LEEN, DICIEMBRE DE 2015: LA PEQUEÑA GRAN MALALA

MUJERES QUE LEEN, DICIEMBRE 2015: LA PEQUEÑA GRAN MALALA.

MALALA

MALALA, MI HISTORIA (MALALA YOUSAFZAI Y PATRICIA MCCORMICK)

Edición para jóvenes lectores. ALIANZA EDITORIAL, 2014

Dejad de oír música, dejad de ir al cine, dejad de bailar, dejad todo eso o Dios enviará otro terremoto para castigarnos a todos. Algunas de las mujeres se pusieron a llorar. (Esto es lo que recuerda Malala ante la imagen de su madre y sus vecinas apostadas cada día frente a la radio de Pakistán)

Es uno de los desgarradores fragmentos de esta biografía novelada de la niña pakistaní Premio Nobel de la Paz 2014 con 17 años: Malala Yousafzai

Yo sabía que era la niña de los ojos de mi padre. Algo muy infrecuente para una niña de Pakistán.

Malala comenzó su campaña por la educación de las niñas en su país con diez años, cuando el valle de Swat fue atacado por terroristas talibanes y peligraba el derecho de la educación.

Este libro es de 250 páginas, tamaño bolsillo, como a mí me gustan. Reza en su portada: Edición para jóvenes lectores, algo que puede confundir a los adultos que nos acerquemos a la historia de Malala. Si gustar a los más jóvenes es explicarse en un lenguaje limpio, no exento de calidad literaria, introduciendo mapas y fotos que enriquecen la historia ya de por sí bastante atractiva desde el punto de vista narrativo, entonces está claro que esta fórmula no tiene edad, funciona en sí misma. Nos encontramos ante una edición preciosa que recomiendo para todas las franjas de edad y que además de su belleza goza de un precio de bolsillo, 9,90 €.

Por tanto, de entre todas las existentes en el mercado, recomiendo ésta.

Una contraportada espectacular, arropa esta grandiosa historia con un dibujo magnífico de una niña ondeando una bandera a la que acompaña una frase como única idea para convencer:

Un niño, un maestro, un libro y un bolígrafo pueden cambiar el mundo.

Todos hemos oído de la historia de la niña Malala que se enfrentó a los talibanes para poder seguir estudiando y que por ello estuvo a punto de morir en un atentado, del que salvó la vida providencialmente. Pero si se produjo este gran milagro, esta raya en el agua de una niña sacada en voladas de la muerte, fue gracias a la generosidad del Reino Unido, que fue quien la evacuó a su territorio en un avión privado con varios profesionales médicos de incuestionable valía y que fueron capaces de valoras esas horas críticas con enorme temple y, con un coma inducido, trajeron a la vida a una de las grandes esperanzas del mundo árabe: La pequeña-gran Malala. Porque ellos ya conocían y adoraban a esta niña, gracias a los periodistas de la BBC que pasaron por sus montañas unos años antes y tuvieron la suerte de toparse con ella y con su padre a propósito del cierre de escuelas femeninas. Entonces fue ella la que estuvo llevando desde es momento un blog desde su más tierna infancia, informando de cómo se iba complicando la situación, especialmente para las mujeres en su país. Qué importante es la información, uno de los pilares a derribar por quien pretende implantar su ley del terror, y qué claro lo tienen sociedades de tan honda tradición demócrata y por ende feminista, como es el Reino Unido, a la cabeza desde hace siglos en acciones de este tipo.

Y el radicalismo religioso fue subiendo el curso del río Swat hasta alcanzar su aldea y el gobierno de su país miró para otra parte ante tanta barbarie, especialmente para con las mujeres, algo que no chocaba en forma alguna, según nos ilustra la propia Malala. Denigrar a una niña es lo de más normal en su cultura.

Cuando nace un niño en Pakistán, se celebra por todo lo alto. Se hacen disparos al aire. Se dejan regalos en la cuna del bebé. Y el nombre del niño se inscribe en el árbol genealógico. Pero cuando nace una niña, nadie visita a los padres, y las mujeres solo muestran simpatía hacia la madre. Mi padre no hizo caso de esas costumbres. He visto mi nombre -en brillante tinta azul- entre los nombres masculinos de nuestro árbol genealógico. El mío fue el primer nombre femenino en trescientos años (Ilustra en otro fragmento del libro)

Esta historia nos suena, se repite a lo largo de toda la de la Humanidad. Es la historia de una sociedad sin derechos, caldo de cultivo de gentes pobres de espíritu que, sin embargo, tienen muy claro que la cultura, los libros son sus verdaderos enemigos para existir.

La propia Malala afirma que no hay nada más fuerte, nada más gordo a lo que tema un talibán que a una niña con un libro. Simplemente para ellos es la encarnación del Demonio.

No quiero desvelar más, recomiendo vivamente su lectura a todas las Otras que baileen de cualquier edad, a partir de la que una chica tenga curiosidad por saber, que puede rondar los diez años, como la propia Malala.

Gracias, pequeña-gran Malala por resistir, por existir, por coger la bandera de la educación femenina. Gracias a tu padre por ser un gran maestro y saber que en las mujeres está la solución, en especial en países tan complicados de organizar como es el vuestro, el Pakistán del momento.

Mención de honor a Patricia McCormick, escritora estadounidense de gran prestigio, que a mi juicio lleva muy bien la historia al terreno de lo fascinante, según su pulso narrativo, la estructura y el lenguaje. Para más información: patriciamccormick.com

MAR DE LOS RÍOS

DICIEMBRE 2015

MUJERES QUE LEEN, NOVIEMBRE 2015: ANTE EL DOLOR DE LOS DEMÁS (SUSAN SONTANG)

Ante el dolor de los demás. Susan Sontag. Alfaguara 2003. Premio Príncipe de Asturias de la Letras 2003 junto con la escritora marroquí Fatema Mernissi.

SSONTANGR portada-ante-dolor-demas_grande

Este ensayo lo leí el año de su publicación, 2003, pero no dejo de pronunciar su título en cada Telediario desde entonces. ¡Cómo me martillean sus preguntas cada día, teniendo éstas plena vigencia!

Claramente el mundo ha empeorado ante el dolor de los demás y el propio dolor de los demás se ha multiplicado por cien mil. (Ojos de raza blanca acomodada frente al resto del planeta)

Lejos de haberse quedado obsoleta esta reflexión, dados los momentos que vivimos ante las guerras desatadas desde 2003 a 2015, he creído oportuno compartir con Otras que baileen mi fascinación por otro libro corto pero conciso, duro pero maravilloso en su elección del lenguaje, para golpear con fuerza nuestro sentido adormecido de la reflexión frente a la violencia y la imagen omnipresente de ella en nuestras vidas. Y todo desde la óptica de una gran fotógrafa y escritora como fue la ya desaparecida artista norteamericana Susan Sontang. (1933-2004)

Recojo por tanto de mis archivos mi reflexión tras su lectura en 2003 y que os la propongo hoy vivamente por estar de plena actualidad.

Me ha encantado este ensayo de reciente edición sobre el análisis que representa estudiar la historia de la fotografía, incluso de la pintura, que representa el sufrimiento humano analizando y lanzando al aire multitud de preguntas sobre:

    • Si es ético y moral la omnipresente imagen del dolor ajeno.

    • Si nos aporta algo bueno o algo malo.

    • Si la perversión es de quien mira.

    • Si la identidad de la victima influye en la percepción del juicio para estimar por el observador.

    • Si el acto mismo de la fotografía es intrínsecamente perverso o no.

    • Si la fotografía del dolor es interpretación de la realidad o sesgo de la misma.

    • Si una foto es mejor que mil palabras o no.

    • Si ahora hay más dolor en nuestras imágenes o no.

    • Si la perversión del ser humano es la misma de siempre.

    • Si es ético filtrar o forzar de alguna manera a que no aparezcan en los medios públicos.

    • Si puede ser arte, si lo que de verdad importa es la reflexión sobre el dolor en sí mismo.

    • Si se hace o estamos anestesiados de tanta sangre en esta era que se escenifica la propia realidad para que todo sea espectáculo.

    • Si culturalmente el dolor implica sacrificio y consecuentemente exaltación (todos los santos mártires) o en los días que vivimos eso ya no es así, el sufrimiento no conduce a nada, más que al propio dolor de quien lo padece.

    • Si es verdad que un dolor, el propio siempre tiene peso frente al ajeno y sobre todo frente a razas exóticas y lejanas.

    • Si el hacer museos sobre el sufrimiento sirve para algo moralmente hablando en el sentido en que siempre se ha dicho que el pueblo que olvida esta condenado a repetir sus errores o si por el contrario la clave de la paz está en no recordar tanto para que así nazca la tolerancia y otra manera de ver la vida.

    • Y por último si hay un antídoto a la perenne seducción de la guerra y si es más posible que esta pregunta se la formule una mujer que un hombre (probablemente sí). Dice ella.

Frases que golpean:

Al otro, incluso cuando no es enemigo, se le tiene por alguien que ha de ser visto, no alguien como nosotros que también ve.

– ¿La conmoción (referida a la que te produce ver el espectáculo escabroso de una desgracia humana) tiene plazo limitado?

– La compasión se está adormeciendo.

– La realidad como espectáculo, eso es lo que importa hoy día.

– Hacer la paz es olvidar. Para la reconciliación es necesario que la memoria sea defectuosa, limitada.

Nada más que añadir. Está todo sobre la mesa. Ahora sólo restan las respuestas y las acciones:

Ante el dolor de los demás.

MAR DE LOS RÍOS

NOVIEMBRE 2015

OJOS DE MUJER, NOVIEMBRE 2015: SOFONISBA DE ANGISSOLA (1535-1625)

SOFONISBA DE ANGISSOLA.

LA PINTORA DEL RENACIMIENTO

(Cremona hacia 1535—Palermo 1625)

Conocer la historia de esta mujer y enamorarse de ella es casi inevitable. Sofonisba de Angissola pertenece a esa clase de privilegiadas que tuvo unos padres aristocráticos que, además, tenían la inquietud de mimar a su prole potenciando sus habilidades intelectuales, donde las Bellas Artes eran un pilar fundamental.

Sofonisba es la mayor de siete hermanos (con un único varón) Sus padres animaron a todas sus hijas e hijo (Sofonisba, Elena, Lucía, Europa, Minerva, Ana María y Asdrubale) a cultivarse y perfeccionar sus talentos. Cuatro de sus hermanas también fueron pintoras, pero Sofonisba fue de lejos la que mejor lo consiguió y fue más renombrada. Elena se hizo monja (Sofonisba pintó un retrato de ella) y tuvo que dejar de pintar, así como Ana María y Europa lo dejaron al contraer matrimonio, mientras que Lucía, la mejor pintora de las hermanas, murió joven. La otra hermana, Minerva, se hizo escritora y latinista. Asdrubale, el hermano varón, estudió música y latín, pero no pintaba.

A la edad de 14 años su padre la envió, junto con su hermana Elena, a estudiar con Bernardino Campi, pintor también nacido en Cremona, un respetado autor de retratos y escenas religiosas de la escuela de Lombardía. El aprendizaje de Sofonisba con artistas locales sentó un precedente para que las mujeres fueran aceptadas como estudiantes de arte. Su trabajo más importante de aquella época es su obra  Bernardino Campi pintando a Sofonisba Angissola, fechado en 1550 y que se encuentra en la Pinacoteca Nacional de Siena.

Lucia, Minerva y Europa Anguissola jugando ajedrez, 1555, Muzeum Narodowe (Museo Nacional), Ponzan, Polonia.

SU VIAJE AL ÉXITO. En 1554, Sofonisba viajó a Roma, donde conoció al gran Miguel Ángel por mediación de otros pintores. Este encuentro con el artista fue un gran honor para la pintora y se benefició de ser “informalmente” instruida por el gran maestro. Cuando él le pidió que pintara un niño llorando, Sofonisba dibujó un Niño mordido por un cangrejo, y cuando Miguel Ángel lo vio, reconoció de inmediato su talento. A partir de ese momento, el genio le daba bosquejos de su cuaderno de notas para que ella los pintara con su estilo personal y le ofreció consejo sobre los resultados. Durante al menos dos años, Sofonisba continuó este estudio “informal”, recibiendo una sólida orientación del mismísimo Miguel Ángel. (No es muy conocida la sensibilidad del maestro con las mujeres artistas de las que se nutrió durante toda su vida)

El gran historiador del arte Vasari escribió sobre ella: «Anguissola ha mostrado su mayor aplicación y mejor gracia que cualquier otra mujer de nuestro tiempo en sus empeños por dibujar; por eso ha triunfado no sólo dibujando, coloreando y pintando de la naturaleza, y copiando excelentemente de otros, sino por ella misma que ha creado excelentes y muy bellas pinturas».

No obstante, no lo tuvo fácil, pues a pesar de que contó con coraje y apoyo, más que el resto de las mujeres de su época, su clase social no le permitía ir más allá de los límites impuestos para su sexo. Por ejemplo, no tuvo la posibilidad de estudiar anatomía o dibujar del natural, pues era considerado inaceptable para una señora que viera cuerpos desnudos. Por tanto nuestra artista buscó las posibilidades para un nuevo estilo de retratos, con personajes con poses informales, algo muy poco común en la época imprimiendo el sentido del humor a sus pinturas, la sonrisa y la actividad. Los cuadros de esta autora cuentan historias.

Los miembros de su propia familia y su propio rostro fueron los protagonistas más frecuentes de sus obras, como se puede ver en: Autorretrato (1554; en el ( Kunsthistorisches Museum de Viena), El juego de ajedrez (1555; Museo Narodowe, Poznan), en el que pinta a sus hermanas Lucía, Minerva y Europa, y el Retrato de Amílcar, Minerva y Asdrúbal Anguissola (1557-1558); Nivågårds Malerisambling, Niva, Dinamarca).

A destacar este hermoso autorretrato donde se ve detrás de ella el cuadro de la Virgen besando a su hijo, dándole con ello esa pátina de mujer terrenal, totalmente revolucionaria.

_Sofonisba_Anguissola

Cuando ya era conocida, Sofonisba se desplazó a Milán, hacia 1558, en donde pintó al Duque de Alba, quien a su vez la recomendó al rey Felipe II de España. Tenía 27 años cuando llega a la corte española. Se convertirá en dama de compañía de la nueva reina Isabel de Valois, tercera esposa del rey. Enseguida se ganó la estima y confianza de la joven reina. Durante este tiempo, trabajó estrechamente con Alonso Sánchez Coello; se aproximó tanto a su estilo, que inicialmente el famoso retrato del Felipe II, en edad mediana, fue atribuido a Coello. Ha sido recientemente cuando se ha reconocido a Anguissola como la autora del mismo.

Nuestra artista pasó los años siguientes pintando sobre todo retratos de corte oficiales, incluyendo los de la reina y otros miembros de la familia real, la hermana de Felipe II: Juana, y su hijo, Don Carlos. Sus pinturas de Isabel de Valois y de Ana de Austria, la cuarta esposa de Felipe II, son vibrantes y llenas de vida.

LA PINTORA POR EXCELENCIA DEL MUSEO DEL PRADO

La presencia de esta pintora que reúne cuatro de sus obras en la Sala 56 del Museo, puede parecer excepcional y realmente lo es, aunque es preciso señalar que sus obras, probablemente hoy estén expuestas porque anteriormente se atribuían a otros pintores de su época. En los últimos años tras la realización de los oportunos estudios y análisis, las obras se le han ido reasignando no sin cierta resistencia por parte del museo que sigue considerando una de ellas como atribuida y otra sigue figurando con su antigua atribución aunque se menciona la posibilidad de que pueda ser de
Sofonisba de Anguissola, Es bien conocido que las obras de Sofonisba gustaban de forma especial a las personas retratadas y que en su tiempo era solicitada por las principales cortes europeas.

LA SALA 56

Es en esta sala del Museo del Prado donde está la obra de nuestra artista con las siguientes obras:

El retrato de Ana de Austria [P1284] y el del propio Felipe II, [P1036] uno de sus retratos mas famosos, en la actualidad son considerados obras indiscutibles de Sofonisba Anguissola pero hasta fechas relativamente recientes han figurado adscritos a otros pintores de la época.

Isabel de Valois portando el medallón con la efigie de Felipe II  [P1031] realizado por Sofonisba Anguissola hacia 1565 con motivo de la Entrevista en Bayona de la reina con su madre Catalina de Medicis y su hermano, el rey de Francia.  En la cartela de la obra sigue figurando: “Atribuida a Sofonisba Anguissola”.

La infanta Catalina Micaela [P1139]
A pesar de que especialistas como Maria Kusche no dudan de la autoría de Sofonisba Anguissola en la cartela de esta obra continúa figurandola atribución de la autoría a Sánchez Coello aunque el texto de la cartela informa que”se ha propuesto también la autoría de Sofonisba Anguissola”

Su paso por al corte española le servio para dedicarse de por vida a cultivar su pintura, mientras los ojos le dejaron, siendo una prolífica autora. Que la corona española le concedería una pensión vitalicia que le permitiera tal desahogo, además de dos matrimonios con hombres solventes y con la cabeza bien amueblada, que vieron en la profesión de su esposa una virtud admirable, contribuyó de manera determinante a su prolífica actividad.

Volvería a su Italia natal donde con una vida plena, recibiría al final de su vida a la flor y nata de los pintores europeos que se conformaban con escucharla hablar.

Un total de 50 obras han sido atribuidas con seguridad a Sofonisba. Sus cuadros pueden ser vistos en las galerías en Bérgamo,Budapest, Madrid (Museo del Prado), Milán (Pinacoteca de Brera), Museo Nacional de Nápoles, Siena y Florencia (Galería Uffizi). Su obra ha tenido enorme influencia en las generaciones de artistas posteriores. Su retrato de la reina Isabel de Valois con una piel de marta cibelina fue el retrato más copiado en España. Entre estos copistas se incluyen muchos de los mejores artistas del momento, como Pedro Pablo Rubens.

Recomiendo el blog Cuaderno de Sofonisba de donde he sacado mucha información de la artista y donde su autora, Concha, hace un seguimiento de ésta y muchas pintoras con el mismo espíritu de Otras que baileen.

MAR DE LOS RÍOS

NOVIEMBRE 2015

MÚSICA PARA BAILAR, NOVIEMBRE 2015: DESTINY´S CHILD: INDEPENDENT WOMEN

“Independent Women” es una canción del trío americano  Destiny´s Child, hoy desaparecido, y del que sobrevive la archifamosa Beyoncé.  La canción apareció por primera vez como banda sonora de la adaptación cinematográfica de 2000, de Los Ángeles de Charlie, y más tarde fue incluido en el tercer álbum de estudio del grupo, Survivor (2001). Numerosos premios avalan la fórmula de estas chicas que las hizo mundialmente famosas. ¡Mensaje sin dejar de bailar!